Cuando pensamos en cloud computing, solemos relacionarlo con ideas, conceptos y tecnologías del Siglo XXI.

Realmente, no es del todo cierto…

Desde los años 50, ya existían conceptos como la Computación Mainframe, dónde se ofrecía acceso a los recursos de forma unificada, mediante «terminales tontos«.

Sobre los años 70, se desarrolló un método para crear «múltiples particiones», dando inicio al concepto de la Virtualización.

En los años 90, tras la evolución de la propia virtualización y sus tecnologías asociadas, los proveedores de internet (ISP) comenzaron a ofrecer redes privadas virtuales (VPN), que permitían el acceso a los recursos de forma segura y desde cualquier lugar.

En el Siglo XXI, gracias a la mejora de las conexiones de internet y la continua evolución de las tecnologías, aparecieron nuevos conceptos y formatos: La Infraestructura como Servicio (Iaas), la Plataforma como Servicio (Paas), el Software como Servicio (SaaS), la Infraestructura de Escritorio Virtual (VDI) y el Escritorio como Servicio (DaaS), acompañados de nuevos y mejores protocolos remotos (HDX, PCOIP, RDP…) que permiten ejecutar nuestros entornos corporativos de forma remota sin mermas de uso y funcionalidad.

Desde hace ya muchos años, existen servicios basados en Cloud Computing. Uno de los más conocidos es el correo electrónico Web (Hotmail®, Gmail®, Yahoo®, …). Un servicio al que podemos acceder a cualquier hora, desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo. Algo tan sencillo cómo introducir unas credenciales en un portal y disfrutar de un servicio que siempre estará disponible.

Del mismo modo que sucedió con la Virtualización, el Cloud Computing ha pasado de ser «el gran desconocido«, a convertirse en la realidad más presente e inmediata.

En la actualidad, pequeñas y medianas empresas pueden beneficiarse de grandes ventajas y acceder a recursos que solo podían permitirse las grandes corporaciones.

«Los días en que las grandes empresas tenían las claves de los servicios de TI han quedado atrás», ha comentado Marco Limena, vicepresidente de Operator Channels de Microsoft. «La nube nivela el campo de juego para las pymes, ayudándolas a competir en el rápido y cambiante entorno empresarial, gastando menos tiempo y dinero en TI para enfocarse en su prioridad más importante: hacer crecer su negocio».

El Cloud Computing Empresarial, pone al alcance de las Pymes los recursos que las grandes corporaciones venían utilizando. Una única cuota (Pago por uso) adaptada a las necesidades reales y específicas de cada negocio, que incluye todos los servicios, recursos y herramientas tecnológicas (Infraestructura IT, Software, Licenciamiento, Soporte, Copias de Seguridad, Seguridad Perimetral, Alta Disponibilidad, …) con un coste asociado por usuario y la posibilidad de acceder desde cualquier lugar, a cualquier hora y cualquier dispositivo.

Un formato muy parecido al Renting, utilizado por la mayoría de Pymes: Una única cuota con todos los servicios asociados incluidos, fiscalmente deducible y que no requiere de inversión ni financiación.

Una investigación realizada por Edge Strategies, pone de manifiesto que las pequeñas empresas ven en el Cloud Computing el camino para ampliar sus oportunidades de negocio.

CLOUD COMPUTING: Una realidad muy presente en las Pymes
4.9 (98%) 10 votes